02.03.2015

¿Funcionan correctamente los sistemas de evacuación de nuestros edificios?

compartir

El viernes 20 de febrero un principio de incendio en las torres River View encendió todas las alarmas…precisamente porque el sistema de alerta y evacuación no funcionó adecuadamente, como debería estar planificado.

Vivimos en enormes moles ultra modernas, destinamos gran parte de las (altas) expensas a contratar empresas prestatarias de servicios de seguridad, de mantenimiento y administradoras de consorcios, que en teoría deberían ocuparse que el engranaje que sustenta nuestros edificios no adolezca de fallas significativas, especialmente las que nos exponen al peligro.

Por eso, lo sucedido en River View debería comprometernos a todos a revisar los sistemas preventivos y de evacuación de nuestros respectivos complejos. Así como la dudosa muerte del fiscal Nisman dejó en evidencia los descuidos y la ineficiencia de las empresas de seguridad, el principio de incendio que afectó a las torres ubicadas frente al parque Mujeres Argentinas debería replantearnos “por casa cómo andamos”.

Personalmente resido en Puerto Madero desde hace ya casi 11 años, he vivido en varios complejos del barrio y podría contar con los dedos de una mano los simulacros de evacuación a los que me han convocado. Mientras los edificios de oficina deben obligatoriamente implementar al menos uno por año, en los residenciales esa disposición no suele instrumentarse.

No está de más aclarar que River View cumple todas las normativas del Gobierno de la Ciudad al respecto, lo que con más razón nos obliga a cuestionarnos si ante una situación de riesgo estamos capacitados y entrenados para llevar los protocolos a la práctica.

¿Sabemos cómo reaccionar para resguardar nuestra seguridad y la de quienes convivimos? Como siempre, la prevención es fundamental y los hechos demuestran que no estamos siendo suficientemente precavidos. Además de evaluar el desempeño de la empresa terciarizada, en este caso se trata también de un compromiso y una responsabilidad personal que ineludiblemente debemos asumir. Cuando los hay, muchos vecinos no participan de los simulacros, a sabiendas que son una “falsa alarma”.

NuevoMadero.com conversó con dos vecinos de River View, que nos confirman la difícil situación que se vivió ese viernes de febrero, pasado el mediodía.

El primero nos cuenta su historia personal: “Por suerte estaba en casa. La empleada me avisa que siente olor a quemado. Al principio no le doy mucha importancia, en el living donde yo estaba no se sentía nada. Pero me acerco a la puerta de servicio y efectivamente se siente un poco de olor. Eso habrá sido a las 12:40. Decido llamar a la guardia de seguridad, tienen dos internos y en ninguno contestan. Intento en varias oportunidades. Preocupado, me dirijo a la puerta principal, donde hay otro portero eléctrico. Tampoco atienden, pero el olor empieza a ser mucho más notorio. Veo que está bajando un ascensor y decido llamarlo para ver si hay alguien que sepa algo. Cuando el ascensor se abre sale una bocanada de humo. En el interior había dos mujeres con sus niños, realmente muy preocupadas y sin estar al tanto de lo que estaba sucediendo”. 

“En ese mismo momento, me decido a avisarle a mi mujer que despertara a nuestra pequeña hija y que, ante la falta de aviso, saliéramos inmediatamente del departamento. También me llamó la atención que unos minutos después de intentar comunicarme con seguridad se cortó el cable e internet, dándole un panorama más alarmante a la situación. Rápidamente nos evacuamos los tres por la escalera. Ya eran más de las 12:45 y recién cerca de las 12:55 se escucha una alarma, muy pero muy tenue. Lo primero que me fijo es si el extractor de humo que debe salvaguardar la escalera está prendido, no lo está. En el tercer piso el humo empieza a ser más denso, dificultando la respiración y generando picazón de ojos. Cuando llegamos a planta baja, sin que nadie nos asista ni advierta nada, encontramos que por la presión del aire la puerta estaba abierta. ¿Para qué hay instalaciones antiincendios sino se usan? Notamos además que muchas personas seguían tomando el ascensor y había bastantes vecinos que ni se habían enterado lo que estaba pasando”. 

“Según el parte oficial, el fuego se inició a las 12:30 en el sauna de mujeres y los bomberos fueron informados a las 12:40. Arribaron unos 15 minutos después: se hicieron presentes varias dotaciones y ambulancias. Hacia las 13:30 ya habíamos regresado a nuestro departamento y el personal del SAME luego pasó por cada unidad para ver si necesitábamos asistencia. Quedó un olor asqueroso en todo el edificio. Nada funcionó en tiempo y forma”.

Por su parte, una habitante de primera hora de la torre afectada y miembro activo del Consorcio de Propietarios transforma la experiencia vivida en un aprendizaje:

. Debe sostenerse el mantenimiento del sauna, más allá de lo que dispongan las asambleas por recorte de costos. River View tenía contratado un mantenimiento, pero se suspendió porque parecía caro. No hay que echarle aceites aromatizadores, algo elemental que no suele cumplirse.

. Alarmas y evacuación: Muchos vecinos no saben para dónde ir. Se deben cerrar los portales de ingreso, ya que no pueden entrar ni salir autos. No todos son concientes que no se deben usar los ascensores. Hay que cortar la luz, sobre todo en áreas afectadas por el fuego. La inyección de aire de los ascensores también debe interrumpirse. Hubo ascensores que se llenaron de humo y lo trasladaron a los departamentos. Hubo problemas con la interpretación de la alarma, que además sonó muy baja: hay quienes prepararon un bolso y permanecieron en su casa esperando que avisen desde seguridad qué hacer. Cuando escuchamos la alarma, debemos bajar inmediatamente por la escalera con lo puesto o con lo que se tenga a mano.

. Es fundamental que los vecinos sepan dónde están las mangueras y los matafuegos y cómo utilizarlos. Hay que tener los protocolos aceitados y practicados, porque los encargados a veces se ponen más nerviosos que algunos residentes.

. La seguridad no está del todo adiestrada para impartir lineamientos sobre cómo actuar ante situaciones de emergencia y las empresas de mantenimiento muchas veces se confían y relajan los controles.

Relacionados
Envianos tu opinión (1)